Beneficios del Porteo

Seguramente estás cansada de oír, hasta la saciedad, que no debes levantar a tu bebé cuando llora, porque se “acostumbra a los brazos”. Pues bien, nada mas lejos de la realidad. Los bebés necesitan estar en brazos, y aquí te aclaramos todos y cada uno de los puntos.
¿Por qué debes cargar a tu bebé? No sólo sirve para calmar su llanto. Llevarlo contigo mejora su digestión y respiración.
¿Has notado la necesidad que sientes de cargar a tu bebé en cuanto comienza a llorar? Tu instinto de madre te dice que no hay mejor lugar que tus brazos para transmitirle tu amor, consuelo y protección. Además, en el lenguaje de un recién nacido, no hay nada que él entienda mejor que tu calor, tu olor y el sonido de tu corazón.
El contacto piel con piel consiste en colocar al recién nacido inmediatamente después del nacimiento en el pecho desnudo de su madre. Existe evidencia científica para afirmar que el contacto piel con piel, tiene beneficios importantes, tanto a corto como a largo plazo.
Tras el nacimiento, los bebés se encuentran en un estado muy especial en el que están despiertos, atentos a lo que sucede alrededor, con los ojos abiertos, el sentido del olfato muy agudizado y los reflejos activos.
Es decir, que desde que nuestro bebé sale de nuestro útero, necesita estar e brazos de mamá para adaptarse al mundo. Es conveniente conocer la importancia de este momento, solo dura las dos primeras horas, ya que luego les sigue una fase de letargo. Ese primer contacto en el que el bebé y su madre se miran, tocan y huelen es una experiencia inolvidable. El olor innato de la madre es muy importante, ya que los primeros meses su visión es muy deficiente, y reconocen a su mamá por su olor y su voz.
El porteo es el arte de cargar a tu bebé con la ayuda de una tela o un portabebé diseñado específicamente para ese propósito. No es nada nuevo, ni es exclusivo de ninguna cultura. Es parte de la sabiduría antigua que se perdió en la modernidad y que se ha ido retomando gracias a la era de la información en la que vivimos.
Esta técnica te permite, no sólo tener cerca a tu bebé durante más tiempo, sino continuar tus actividades diarias sin la necesidad de alejarte de él. Gracias a la ayuda del portabebé, el peso no se siente tanto como cuando lo cargas en brazos. Puedes sostenerlo por horas y horas sin cansarte, dándole todas las ventajas de estar cerca de ti. Cada que lo abrazas, lo besas, le hablas o lo miras a los ojos, estás haciendo crecer su cerebro. Él no recordará estos momentos de forma consciente, pero su cerebro sí al sentar una base para el resto de su vida.
Cuando lo porteas le das acceso a experiencias que ayudan a completar su madurez sensorial y apoyas el desarrollo no sólo de su cerebro sino de todo su sistema nervioso central. Así fortaleces sus sentidos:
• Vista. Al estar a tu altura, obtiene un campo de visión distinto
• Oído. Logra escuchar tu voz claramente, debido a la cercanía para adquirir un vocabulario amplio
• Tacto. Cada día tu ropa es diferente, tu peinado, tus aretes. Mientras lo cargas, tu bebé tiene la oportunidad de experimentar diferentes texturas
• Equilibrio (sistema vestibular). El movimiento tridimensional que tu hijo experimenta cuando lo porteas no se compara con el bi-direccional de un cochecito. Este movimiento favorece el desarrollo del equilibrio
¿Sabías que el primer instinto que tu hijo debe cubrir es el de supervivencia? Si se siente desprotegido, gastará toda su energía llorando para que alguien lo ayude a sentirse seguro. Esta energía debería aprovecharla en su desarrollo o aprendizaje. Por ello, investigaciones en neurociencias han demostrado que los bebés que sufren estrés constantemente muestran retrasos en el desarrollo. Cuando lo porteas, este instinto está cubierto. Él entra en un estado llamado “alerta tranquila” donde toda su energía se utiliza para captar el mundo a su alrededor, y se convierte en una persona más inteligente y serena.
¿Cómo portear?
Diferentes estudios han encontrado la mejor posición para favorecer el desarrollo físico de tu bebé.
Contrario a la creencia popular, la postura ideal para el crecimiento de su cadera y columna vertebral es la llamada posición “ranita”, donde tu bebé va sentado con las rodillas más arriba de la altura de las nalgas, formando una M:
Esta postura lo favorece mucho hasta los 10 meses de edad, cuando la cadera ha alcanzado cierto grado de osificación (el proceso en el que se forman los huesos).
Actualmente existen en el mercado muchas mochilas portabebés para tener a los bebés en brazos y a la vez poder tener las dos manos libres. Para el papá también son muy útiles. El niño, en el portabebé, si no tiene hambre, se quedará dormido mientras haces cualquier actividad , oliéndote, mirándote y tocándote, lo que hace que el vínculo emocional entre ambos se fortalezca.
El modelo más sencillo es un largo trozo de tela que se anuda en diferentes posiciones. Hay también telas que se ponen en forma de bandolera anudadas por anillas, que permiten cambiar de tamaño y posición. Hay diseños con forma de mochila que combinan belleza y comodidad. Otra opción son las manducas que mezcla las ventajas de las mochilas portabebés, con las diferentes posiciones que te puede ofrecer usar un fular.

Además los beneficios del porteo están científicamente comprobados:

– Menor trauma del cambio de vida útero-exterior
– Sincronización con su madre
– Favorece la instauración de la lactancia materna
– Estimula la digestión del bebé
– Mejor descanso
– Seguridad para la mamá
– Realizar otras tareas
– Establecer lazos con papá

Evidentemente el rol del papá también es necesario, es cierto que los papás se sienten más inseguros cuando son primerizos, pero si observan cómo la madre arrulla, acaricia y sostiene en brazos al bebé, todo lo que el bebé demanda, ellos también formarán parte de estos brazos a demanda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *