Los sentidos del bebé en el útero. La audición

Investigaciones recientes demuestran que el niño intrauterino, a partir de la semana 24 en todo momento oye. El abdomen y el útero de la embarazada son lugares muy ruidosos. El bebé tiene mucho para oír, los sonidos más potentes son los retumbos estomacales de su madre. Los sonidos ocasionales, la voz del padre y de la madre están amortiguados pero igual resultan audibles. El sonido que domina el mundo del bebé es el ritmo del latido del corazón de su madre. El sabe que todo está bien mientras ella mantiene su ritmo regular y esa sensación de seguridad persiste en él.

Este recuerdo inconsciente del latido cardíaco de la madre en el útero, es la causa por la que el bebé se calma cuando es sostenido contra el pecho o se adormece con el tic tac constante de un reloj.

Expertos como Carnetti opinaba que el recuerdo primitivo del latido del corazón de nuestras madres, también explica muchas cosas acerca de nuestros gustos musicales. Muchos músicos, como Boris Brott, están convencidos de que su interés por la música se despertó en el útero.

Vivaldi es uno de los compositores preferidos de los niños intrauterinos al igual que Mozart. Estudios demostraron que cada vez que se hacía sonar una de sus excelsas composiciones, los ritmos cardíacos de los bebés invariablemente se estabilizaban y disminuía el pataleo.

Los bebés recién nacidos cuando escuchan una música que su mamá disfrutó en un estado de relajación y placer, se quedan tranquilos, inclusive se duermen.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *