RECIPIENTES PARA CONSERVAR LA LECHE MATERNA

Para refrigerar y congelar la leche materna es necesario contar con recipientes adecuados que garanticen la óptima conservación e higiene de la leche.

En el mercado existen diversos envases diseñados especialmente para este fin: bolsas y recipientes… de los que a continuación veremos pros y contras. Y también podemos usar envases que aunque no han sido creados para almacenar leche materna, sirven perfectamente para este fin.

Recipientes no específicos

Si los recipientes no han sido pensados para contener leche materna deben cumplir estos requisitos:

  • Deben ser de boca ancha, para facilitar la limpieza y evitar que queden restos de leche que puedan ser fuente de contaminación.
  • En el caso de ser de plástico, deben ser de uso alimentario. Lo sabrás porque en la parte inferior del recipiente, podrás observar el símbolo de “apto para uso alimentario”, que es un tenedor y una cuchara. Este símbolo te asegura que el plástico que han usado para la fabricación del recipiente es seguro.
  • Los frascos de vidrio se pueden usar siempre y cuando la rosca para cerrarlos no tenga óxido (por ejemplo, los de yogur Dahi).
En casa seguro que encuentras recipientes que cumplan las anteriores normas y hay algunos que quizá te sorprendan como los bolsas de congelación de alimentos o las bolsas para hacer cubitos de hielo caseros. Estas bolsas son más baratas que las bolsas específicas y, a la hora de descongelar, permiten usar la cantidad exacta (en forma de cubitos de hielo) que pensamos que el bebé puede necesitar, evitando de esta manera malgastar la leche.

Los frascos de análisis de orina están desaconsejados, especialmente porque el plástico que se usa para su fabricación no es de uso alimentario, y también porque los productos que usan para esterilizarlo son tóxicos (óxido de etileno).

Recipientes específicos:

En el mercado existen diversas marcas que fabrican recipientes y bolsas específicos para la conservación de leche humana, podrás elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Pros y contras de recipientes específicos:

Pros:

  • Han sido diseñados para contener específicamente leche materna.
  • La mayoría de los recopientes y bolsas se adaptan al sacaleche de la misma marca lo que permiten refrigerar o congelar la leche de manera muy sencilla.
  • Los recipientes son reutilizables.
  • Según el envase elegido, puede ocupar menos espacio en la heladera.
  • Son fiables: las bolsas suelen ser de doble capa y los recipientes son fáciles de enroscar y evitar derramar leche.
  • Incluyen un espacio para indicar la fecha de extracción.

Contras:

  • Son más caros que otros recipientes.
  • Las bolsas son de un solo uso por lo que tendrás que ir comprando.
  • No siempre se pueden combinar productos de distintas marcas y siempre hay que comprar productos del mismo fabricante para que sean compatibles entre sí.
  • Suelen tener mucha capacidad para guardar grandes cantidades de leche y, en realidad, es mejor congelar en pequeñas cantidades.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *